Afuera del Lunario un torrente de agua lluvia, adentro un derroche de talento con… Ricardo Caballero

Nada impidió que la noche del pasado jueves 28, el Lunario viviera momentos inolvidables para los asistentes al concierto de Ricardo Caballero, quien por cierto, logra acercarse cada día más al Auditorio Nacional.

“Cuando frente a ti se abran muchos caminos y no sepas cuales tomar, no elijas uno al azar, siéntate y espera… Respira con la profundidad confiada con que respiraste el día que viniste al mundo, sin dejarte distraer por nada, espera y vuelve a esperar. Quédate quieto, en silencio, y escucha a tu corazón. Cuando te hable, levántate y marcha hacia donde él te lleve”. (Dónde el corazón te lleve, Susanna Tamaro, Océano)

Y hube de utilizar el párrafo anterior para empezar a describir a alguien, consciente o inconsciente, que hace lo que ama, le apasiona, le da y produce vida. Alguien que se sabe entre los mejores, que se deja llevar por los cinco sentidos sin perder la objetividad. Una persona que se limita a dejar correr los tiempos perfectos. Aunque a veces no lo perciba, igual duele, pero no desenfoca la meta, sigue, permanece, lucha y logra… ese es Ricardo Caballero. Alguien que se deja llevar por el corazón, sin dejar de lado la razón.

Un Lunario lleno de un público ávido de escucharle, de cantar con él, un respetable que previo al evento comentaba “Ricardito nos tiene que dar un buen concierto para que valga la empapada”. Todos al final de píe le reconocieron que lo pagó con creces. Nadie le puede reclamar nada, “Ricardito” emocionó a cada uno de los asistentes.

Me encantaría describir todo, canción por canción, momento a momento, hacer una reseña que les haga volver a vivir, pero no, ya es hora de que lo vean en directo, lo sientan y comprueben.

Caballero en el escenario se hace acompañar de; Javier en la guitarra, Fernando en el Sax, Chei Flores en el trompeta, Samuel en el trombón, Pedro en la batería, Juan Manuel en el bajo, Brenda en el coro, Ricardo Raygoza en el piano y la dirección musical, todos maravillosos  cómplices a la buena del crecimiento musical de su líder, a quien se nota, apoyan, admiran, aprecian, ¿por qué? Sencillo, el éxito se los comparte, no se lo queda él sólo.

Carlos Cuevas, el rey del bolero, fue el invitado de lujo que acompañó a Ricardo a cantar algunos temas, fue con “El triste” que levantaron de sus butacas a todo el Lunario, entre ellos la señora Aída Cuevas, la reina de la canción ranchera.

Tal fue el éxito de esta presentación que en noviembre repetirá la hazaña en el mismo lugar. Ricardo Caballero sigue promocionando su disco “Una mujer especial” mismo que firma al final de cada concierto donde las filas para ello, también dan cuenta del éxito al seguir acumulando admiradores.

Previo al concierto, fueron Rodrigo y Diego quienes entregaron el primer bocado musical, los dos jóvenes músicos que a pulso propio han conseguido escalar un lugar en la industria gustaron tanto que lograron el ansiado; ¡Otra, otra!
Lo mejor de darse la oportunidad de ver a los nuevos talentos es comprobar que la cosecha sigue, que no todo son los reencuentros ochenteros y noventeros, que hay muchos productos que tienen las capacidades para mover los sentidos auditivos y visuales. En este caso, Ricardo Caballero y sus invitados, son la nueva generación que hay que apoyar, en ellos y algunos otros, están las figuras que en el futuro llenarán Auditorios, serán las bases musicales de las generaciones venideras y vivirán la nueva era de la industria sonora que a decir verdad, está a la vuelta de la esquina.

Apelaré por siempre respetar el gusto del escucha y del lector. Nadie podrá determinar qué te debe gustar, nadie. Pero lo que sí es incuestionable es la calidad, vocal, visual, musical y de contenido… Ricardo Caballero las cumple todas. ¡Enhorabuena!

aegm.

Fuente: Jorge Luis Santa María
Vía: Digitallpost

 

2 Comentarios

  1. Que hermoso concepto escribio acerca de este concierto, no lo he visto en persona a Ricardo, pero desde la primera vez que lo vi en el programa de noche a noche desde alli es que le sigo. Usted se me hace que se queda corto en sus comentarios, Ricardo merece el exito porque siento sin conocerlo personalmente que es una gran voz que digo gran, excepcional voz que no ha habido desde hace mucho tiempo en Mexico. Le deseo a Ricardo todo el exito del mundo que se que con paciencia lo lograra. ABRAZOS DE MONTERREY, N.L. UNA FAN.

    Responder
    1
  2. Todo discurso puramente reflexivo corre el riesgo, en efecto, de devolver la experiencia del afuera a la dimension de la interioridad; irresistiblemente la reflexion tiende a reconciliarla con la conciencia y a desarrollarla en una descripcion de lo vivido

    Responder
    2

Deja un comentario